Salmo 13

Oraciones para rezar antes de dormir 2020-06-06

how you pray at night

Oraciones antes de acostarse

Inicialmente, el término “maitines” del latín matutinus, que significa “de o perteneciente a la mañana”, se aplicó a los salmos recitados al amanecer. En un principio “Laudes” (es decir, alabanzas) derivan de los tres últimos salmos en el oficio, en todos los cuales la palabra laudate se repite con frecuencia, y hasta tal punto que originalmente la palabra Laudes designaba el fin, es decir, estos tres salmos con la conclusión.

  • Pronto, la oración del Oficio comenzó a requerir varios libros, como un salterio para los salmos, un leccionario para encontrar la lectura bíblica asignada para el día, una Biblia para proclamar la lectura, un himnario para cantar, etc.
  • A medida que el Oficio Divino se hizo más importante en la vida de la Iglesia, los rituales se volvieron más elaborados.
  • En cada oficio, los salmos y el cántico están enmarcados por antífonas, y cada uno concluye con la doxología católica tradicional.

El resto de los servicios consisten en oraciones, antífonas, letanías y versos insertados —como el griego stichera, pero de manera más extensa— entre versos de salmos. Los domingos se dice Gloria en Excelsis y Benedicte en lugar del Salmo 146. Tanto los servicios de la mañana como de la noche terminan con varias oraciones, una bendición (Khuthama, “Sellado”), el beso de la paz y el Credo.

En la práctica del cristianismo, las horas canónicas marcan las divisiones del día en términos de tiempos fijos de oración a intervalos regulares. Un libro de horas, principalmente un breviario, normalmente contiene una versión o una selección de tales oraciones. horarios de misas en usa ISBN. Hipólito en la Tradición Apostólica ordenaba que los cristianos oraran siete veces al día: al levantarse, al encenderse la lámpara de la tarde, a la hora de acostarse, a la medianoche y también, si están en casa, a la tercera, sexta y novena horas del día.

En el siglo IV, la palabra “maitines” se incorporó a la oración que originalmente se ofrecía al canto del gallo. y, según la Regla de San Benito del siglo VI, podría calcularse como la octava hora de la noche (la hora que comenzaba alrededor de las 2 a.m.). Fuera de los monasterios, pocos se levantaban por la noche para rezar. La hora canónica de la vigilia se dijo por la mañana, seguida inmediatamente de laudes, y el nombre de “maitines” reemplazó al de “vigilias”. Poco a poco, el título de “Laudes” se aplicó a la oficina de la madrugada.

Rezar el Oficio ya requería varios libros, como un Salterio para los salmos, un leccionario para encontrar la lectura bíblica asignada para el día, una Biblia para proclamar la lectura, un himnario para cantar, etc. A medida que las parroquias crecían en la Edad Media de catedrales y basílicas, se necesitaba una forma más concisa de ordenar las horas. Entonces, se desarrolló una especie de lista llamada breviario, que daba el formato del oficio diario y los textos a utilizar. La difusión de los breviarios finalmente llegó a Roma, donde el Papa Inocencio III extendió su uso a la Curia romana. Los franciscanos buscaron un breviario de un volumen para que sus frailes lo usaran durante los viajes, por lo que la orden adoptó el Breviarium Curiae, pero sustituyó el salterio del rito galicano por el romano.

how you pray at night

La forma en que duerme puede depender mucho de otros factores como sus hábitos alimenticios, el ejercicio y la vida de oración. Estar en forma y saludable no solo la virgen de guadalupe lo ayuda a sobrellevar mejor cuando no puede encajar en esas 7-8 horas, sino que también es más probable que obtenga un descanso nocturno de mejor calidad.

Oración para dormir

how you pray at night

Cómo creer “donde está el espíritu del Señor, hay libertad”

Los franciscanos difundieron gradualmente este breviario por toda Europa. Finalmente, el Papa Nicolás III adoptó el breviario franciscano ampliamente santa misa utilizado para ser el breviario utilizado en Roma. En el siglo XIV, el breviario contenía el texto completo de las horas canónicas.

Tertuliano, Cipriano, Clemente de Alejandría y Orígenes mencionan de manera similar las oraciones de la tercera, sexta y novena horas, y deben haber sido muy practicadas. Estas oraciones se asociaban comúnmente con la lectura privada de la Biblia en la familia. Después del Concilio Vaticano II, que decidió suprimir la hora de la prima, el Papa Pablo VI decretó un nuevo arreglo de la Liturgia de las Horas. Se actualizó la estructura de las oficinas, la distribución de salmos y las oraciones. Se ha mantenido la distinción, ya expresada en el Código de Rúbricas de 1960, entre las tres horas principales y las horas menores.

Realiza un comentario